Tener una cuenta de ahorros o corriente, propia.